lunes, 2 de mayo de 2011

La Isla Abandonada de Carlos Lehder en Las Bahamas

 Cayo Norman es una isla de Bahamas que sirvió como cuartel general de operaciones de contrabando de drogas a Carlos Lehder desde 1978 hasta alrededor de 1982. Como parte del cartel de Medellín,Lehder, utilizó esta isla como base para el contrabando de cocaína hacia los Estados Unidos.
A finales de los años 70 Cayo Norman, consistía de un puerto, un club de yates, 100 casas privadas y una pista de aterrizaje. En 1978, Lehder empezó a adquirir propiedades y a acosar y amenazar a los residentes de la isla.
Mientras Lehder perseguía a la población local y asumía el control de la isla el Primer Ministro de las Bahamas Lynden Pindling no hizo nada, aparentemente por haber sido sobornado previamente. George Jung(socio) fue forzado a retirarse de la operación. Jung se quedó con una línea menor de distribución para Escobar.
 Entre 1978 y 1982, el Cayo fue punto de cruce del narcotráfico así como escondite y sitio de reunión de Lehder y sus asociados. Carlos Lehder construyó una pista de aterrizaje de 1,1 km protegida por radar, guardaespaldas y perros Doberman para la entrada y salida de aeronaves. En un día de máximo movimiento hasta 300 kilogramos de cocaína entraban por hora al día, aumentando el capital de Lehder en billones.
La isla fue de nuevo un tema de menor controversia cuando el recién elegido gobierno liberal de bahamas, en principio, esta de acuerdo para vender la isla por un valor cercano a los $ 40,5 millones de dolares y asi fomentar la inversión extranjera.












4 comentarios:

  1. lastima no nos dejaron ser felices

    ResponderEliminar
  2. deberia restaurar todo ese emporio que dejo leder para el turismo de los gringos, curiosos que que desea saber como por esa isla paso la mayor cantidad de coca que invadio los estados unidos

    ResponderEliminar
  3. no jodan el esta preso pablo escobar muerto y mejor recontruyan todo para el turismo y recaudar dinero para bahamas.

    ResponderEliminar
  4. Estas historias son apasionantes amigos...

    ResponderEliminar